La inteligencia artificial y sus aplicaciones en la arquitectura del siglo XXI

Es un hecho. La inteligencia artificial ha invadido también los espacios de la construcción inmobiliaria, generando un nuevo paradigma en el diseño de las estructuras. Los principales exponentes de esta realidad han iniciado una tendencia de estructuras ecológicas y personalizables. ¿Te interesa este tema? Sigue leyendo:

Naturaleza en medio del caos citadino

Uno de los principales propósitos de los nuevos diseñadores es crear espacios de predominio natural, incluso en las metrópolis más modernas y pobladas. Para esto se han propuesto la creación de rascacielos ecológicos. Estos no son más que edificios de más de 100 pisos en los que se disponen grandes estancias centrales para la creación de jardines botánicos. De igual manera, los balcones estarán totalmente equipados para instalar jardineras de hasta más de 200 metros de longitud.

Construcciones en marcha

Entre los edificios más famosos que ya se encuentran en construcción y que responden a este diseño ecológico se encuentran el Market Street, en Singapur, y el Bosco Verticale, en Milán. El primero es un rascacielo de 280 metros de altura destinados a los espacios verdes: un oasis con plantas de todas partes del mundo.

Por su parte, el Bosco Verticale es un complejo habitacional de contiene 21.000 arbustos y plantas de menor tamaño distribuidos a través de todos sus balcones. Cabe destacar, que aunque el edificio da predominio a los elementos naturales, en ningún momento olvida los más avanzados caracteres tecnológicos en su estructura.

Estructuras inteligentes

Ahora bien, los complejos ecológicos no son los únicos propósitos de este movimiento, entre sus objetivos principales está la creación de estructuras inteligentes. Entre las más destacadas se encuentran los supermercados virtuales como la cadena de tiendas Coop (en la que puedes revisar y seleccionar cada producto de manera totalmente artificial). Otro ejemplo es el Navigating Gym, un gimnasio que va flotando por el río Sena (propulsado por la energía producida por la tracción de las bicicletas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *